¿Quieres más compromiso en el trabajo? Un pequeño impulso podría ser la solución

Cuando pensamos en el propósito del área de Recursos Humanos de una empresa lo primero que suele venir a la mente son las tareas administrativas. Sin embargo, en los lugares de trabajo de hoy en día, tan carentes de compromiso, los profesionales de RR.HH. desempeñan un rol mucho más amplio ya que tienen la tarea de impulsar la participación, el bienestar y el desempeño de los colaboradores, así como ayudar a las personas a aprender, desarrollarse y rendir al máximo, proporcionando, al mismo tiempo, una valoración útil que sea funcional a la misión organizativa de la empresa. Para alcanzar estos objetivos, las empresas incorporan cada vez más los principios de la economía conductual en el diseño de programas, políticas corporativas, comunicaciones, gestión de cambio y capacitación. En la actualidad, la teoría del empujón ocupa un lugar central.

 

¿Qué es un empujón?

La teoría del empujón, acuñada por los autores Richard Thaler y Cass Sunstein en ‘Nudge: Improving Decisions About Health, Wealth and Happiness’ trata sobre la creación de un ambiente en el que las decisiones correctas sean fáciles de tomar. "Solo el 10% de la toma de decisiones humanas se basa en una evaluación racional", dice Sille Krukow, fundadora de Krukow, una empresa que ofrece servicios de consultoría y desarrollo en diseño conductual, teoría del empujón y optimización conductual. "Traducir lo que sabemos que es correcto en un verdadero cambio de conducta; requiere una cantidad extraordinaria de energía, y por eso es que el 90% de la toma de decisiones es impulsada por un sistema subconsciente o automático", agrega.

Toma, por ejemplo, el caso del cinturón de seguridad de un automóvil. Por medio de diversas campañas de seguridad vial o de los sermones de los padres de familia, nos han enseñado que abrochar el cinturón de seguridad nos puede mantener a salvo en un accidente. Sin embargo, hay ocasiones en que olvidamos usarlo. La luz parpadeante del testigo para el uso del cinturón de seguridad en el tablero del automóvil es un ejemplo perfecto de un sutil recordatorio que nos impulsa a tener un comportamiento más seguro.

Si bien este tipo de estímulos existe desde hace bastante tiempo, la teoría del empujón se está poniendo en práctica mucho más y aplicando intencionalmente en el lugar de trabajo moderno para presionar a los colaboradores a reducir el ausentismo, aumentar la productividad, priorizar el bienestar, comunicarse de manera más efectiva y fomentar una mejor calidad de vida. En resumen, la idea es crear un entorno propicio para el éxito, tanto para las personas como para la organización.

 

Avanzar hacia un verdadero cambio de conducta

"A menudo, las empresas celebran reuniones anuales para aumentar la motivación, comunicar la visión de la empresa y cómo los colaboradores deben comportarse en consecuencia. Luego, esperan que las personas traduzcan esto en cambios de conducta", afirma Krukow. "Si bien puede suceder durante la primera semana, a largo plazo tenemos que abordar el cambio de comportamiento de una manera diferente", agrega. 

La incorporación exitosa de estos “empujones” en el lugar de trabajo requiere algunos elementos clave. En primer lugar, las empresas deben identificar sus objetivos comerciales y conductuales específicos. En segundo lugar, para establecer una "arquitectura de elección" significativa o un entorno que influya en la toma de decisiones de los colaboradores, los profesionales de recursos humanos deben estar a tono con las experiencias diarias de su personal y con la forma en que toman decisiones. Y, por último, las empresas necesitan identificar y eliminar las barreras, que pueden ser físicas, sociales o psicológicas, las cuales impiden lograr un cambio de comportamiento.

"El cambio conductual no implica el uso del conocimiento, sino más bien simples intervenciones que comprometan nuestros instintos humanos básicos", dice Krukow. Después de colocar botellas de agua en cada escritorio todas las mañanas, Krukow vio rápidamente los resultados de ese sutil empujón: los colaboradores bebían más agua y caminaban al baño con más frecuencia, manteniéndose hidratados y les ayudaba a alcanzar objetivos básicos de ejercicio.

Cosechando los beneficios de dar un “empujoncito”

Hoy en día, las organizaciones encuentran cada vez más conexiones entre colaboradores saludables y felices y una mayor productividad, mayor compromiso y menor ausentismo. Si bien es fundamental informar a los colaboradores sobre los beneficios de una conducta saludable, los estudios demuestran que los simples “empujoncitos” pueden ser más efectivos cuando se trata de crear un cambio real y duradero. 

Google recientemente informó que redujo la cantidad de calorías colectivas consumidas por sus colaboradores en tres millones colocando simplemente alimentos saludables en lugares más visibles y accesibles en el comedor del personal. 

Otras empresas vieron un aumento en el consumo de fruta al cambiar un frutero central de autoservicio por un carrito de fruta ambulante que sirviera como un recordatorio constante de que se debe tomar una merienda saludable. Influir en el bienestar financiero no es distinto. Los empleadores pueden ofrecer opciones de beneficios de inscripción automática o enviar correos electrónicos o mensajes para recordarles a los colaboradores que separen fondos de ahorro con cada cheque de pago.

La creación de un programa de "empleado del mes" es otro ejemplo de un pequeño estímulo que llega lejos. Festejar el éxito individual puede aumentar la moral y el compromiso, así como alentar a otros compañeros de trabajo a considerar cómo pueden elevar su propio rendimiento.

Del mismo modo, cuando el vendedor minorista mundial Inditex se propuso aumentar los objetivos de ventas de sus tiendas, la empresa ubicó carteles y rastreó públicamente el rendimiento de ventas de los colaboradores individualmente. Esta iniciativa fue utilizada como un impulsor social y puso de manifiesto el rendimiento de todos, empujando al equipo entero a intentar lograr un mejor desempeño. Como resultado, el compromiso de los colaboradores aumentó hasta en un 100%. Esta estrategia se puede utilizar para alentar a los colaboradores a sumarse a otras iniciativas de la empresa, como encuestas y otros programas.

Los “empujoncitos” también se pueden utilizar para que los colaboradores participen en iniciativas que también benefician a la empresa. Por ejemplo, cuando Virgin Atlantic quiso reducir su consumo de combustible, la compañía les dijo a los pilotos que formarían parte de un estudio de uso de combustible, una táctica de coerción que redujo las emisiones de carbono en aproximadamente 20,000 toneladas. 

Del mismo modo, con el objetivo de reducir tardanzas y ausentismo, la organización Nimble Software Systems envió a sus colaboradores recordatorios simples antes de sus turnos. Por un período de dos años, la plataforma de organización de turnos redujo las tardanzas en un 21% y el ausentismo en un 16%. Estos estímulos también pueden reemplazar o reforzar las evaluaciones anuales de desempeño. Los estudios de caso muestran que los empujones regulares durante todo el año mantienen a los colaboradores motivados y atentos a sus objetivos de rendimiento.

Cuando Express Scripts, un administrador estadounidense de beneficios, estableció el objetivo de crear una fuerza de trabajo más unida, la empresa recurrió a estos estímulos para fortalecer el sentido de comunidad en el lugar de trabajo. A través de una plataforma en línea estilo red social los líderes de la empresa pueden incentivar a los colaboradores para que compartan artículos, libros, fotos y actividades dentro de comunidades digitales, desarrolladas en torno a áreas similares de interés y fomentando un sentimiento de camaradería. Esto puede ser particularmente importante en empresas en expansión en las que los colaboradores de distintas áreas no suelen tener la oportunidad de interactuar entre ellos.

 

Un empujón hacia el futuro

Si bien el objetivo consiste en lograr colaboradores más sanos, reducir el ausentismo, aumentar el compromiso o aumentar la productividad, los profesionales de recursos humanos pueden fomentar cambios reales dentro de sus organizaciones al enfocar la atención y los recursos en este tipo de estímulos sutiles que empujan a los colaboradores hacia la dirección correcta.

También te puede interesar

eVale Regalo

Innovamos para ti con el e-Vale Regalo: ¡El primer certificado digital de Panamá!

Vale Panamá Impreso

Miles de empresas, sus colaboradores y comercios afiliados disfrutan de las ventajas del Vale Panamá Impreso desde 2003

Vale Panamá Tarjeta Electrónica

Versátil, segura y ampliamente aceptada, Vale Panamá Tarjeta Electrónica es la mejor opción cuando quieres comprar por montos exactos.

eVale Regalo

Innovamos para ti con el e-Vale Regalo: ¡El primer certificado digital de Panamá!

Vale Panamá Impreso

Miles de empresas, sus colaboradores y comercios afiliados disfrutan de las ventajas del Vale Panamá Impreso desde 2003

Vale Panamá Tarjeta Electrónica

Versátil, segura y ampliamente aceptada, Vale Panamá Tarjeta Electrónica es la mejor opción cuando quieres comprar por montos exactos.

De lunes a viernes de 8:00am a 5:00pm

294-3131

De lunes a viernes de 8:00am a 5:00pm

294-3132

De lunes a viernes de 8:00am a 5:00pm

294-3133
¡Su navegador está desactualizado!

Actualice su navegador para ver este sitio web correctamente. Actualizar mi navegador ahora

×